Inicio / Blog / La Familia y la Espiritualidad de Pareja

La Familia y la Espiritualidad de Pareja

Ante todo, es una espiritualidad de pareja; no ya en el sentido de que excluya de su horizonte a los otros miembros de la familia, cuando los hay (en particular, los hijos), sino porque, entre los bautizados que constituyen esa comunidad que es la familia cristiana, sólo los esposos hacen el pacto sacramental que los convierte en una entidad nueva. Por eso la espiritualidad conyugal se define sobre todo como tendencia hacia la unidad, entendida como elemento al par constitutivo y dinámico del sacramento del matrimonio y como llamamiento a una plenitud que obtendrá su perfección sólo en el horizonte de las últimas realidades. A esta luz, el matrimonio no es un evento que se realiza de una vez por todas, sino el instrumento de una vocación a ser cada más «los dos una sola carne» (Gén 2,24). Aquí se descubre el sentido profundo de la «descripción» que Pablo hace del matrimonio como «misterio grande en orden a Cristo y a la Iglesia» (Ef 5,32); el matrimonio de los cristianos es compromiso de testimoniar existencialmente entre los hombres el vínculo, de otro modo indescifrable, mediante el cual Cristo e Iglesia son asimismo «dos en uno». Caminar hacia una unidad cada vez más profunda, en la certeza de que Cristo es el autor y la plenitud de esta unidad, constituye el itinerario fundamental de la espiritualidad conyugal.

En este camino emergen algunos valores que son al par humanos y cristianos:

• la fidelidad.. fidelidad al otro significa también fidelidad al proyecto de Dios sobre ambos;

• la solidaridad, entendida como un «sobrellevar mutuamente las cargas» (Gál 6,2), incluso en el plano espiritual, cuando el cónyuge inocente «se hace» pecador con el cónyuge pecador y el cónyuge arrepentido ofrece al otro la oportunidad de participar con él en la alegría de la conversión;

• la originalidad, en el sentido de que, en la común vocación a la unidad y al crecimiento en Cristo propios de todos los esposos bautizados, cada pareja es llamada a un itinerario propio de crecimiento, a través de los acontecimientos, las opciones cotidianas y cualquier otro medio del que el Espíritu se sirva para indicar el camino.

Sobre Administrador

Ver también

Comunicado Conferencia Episcopal de Honduras 6 Junio 2019

Descargar Documento MENSAJE “Que el amor sea sincero: ¡detesten el mal y apéguense al bien!, …

A %d blogueros les gusta esto: